Mujeres (Sala Apolo, 08/10/23)

Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)

Si queréis (re)vivir la fiesta de presentación del nuevo disco de Mujeres, ‘Desde Flores y Entrañas’ (Sonido Muchacho, 2023) y disponéis de hora y media sin interrupciones en este mundo hiperestimulado, podéis disfrutarlo aquí y saltaros esta… ¿reseña?, ¿recreación?, ¿reinterpretación? Ahora bien, en Indie Lovers aún creemos en el valor del periodismo musical y del poder de la palabra, y os resumimos con sumo gusto la fiesta del pasado domingo, 8 de octubre, a la hora del vermú. Aunque el resumen sería muy escueto, ni más ni menos que el lema que aparece en discos y en el merchan de la banda: Rock y amistad. Sin trampas ni cartón y a espuertas. Rock y amistad.

Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)

Aunque el titular sería, indudablemente: Gerard les robó el show a Mujeres. («¿Y quién es Gerard?», os preguntaréis —bueno, menos los amigos y habituales que medio llenamos el Apolo y que gozamos con el momento revelación de la tarde—. ¡Ah!, os lo cuento más adelante; de momento, disfrutad del cliffhanger, digno de Juego de tronos.)

Mujeres se han currado en quince años de carrera una masa crítica de fans (fieles, fidelísimos) suficiente como para llenar dos pases consecutivos en la sala Galileo Galilei el sábado y uno en la sala Apolo con esos dos únicos elementos: rock (garajero de los sesenta con armonías beat) y amistad: la que une a Yago, Pol y Arnau desde la más tierna juventud (¡que no es que no sean jóvenes ahora, ojo, que lo son!) entre elloss, y a estos con esta masa de fieles en la que parece tener cabida cualquiera que se acerque. Qué os voy a contar a los que ya sois sentimiénters o a los que hemos compartido abrazos en gloriosos pogos.

‘Tito’ Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)

Con este enfoque, la experiencia de tocar para un público sentado cuando se relajaron un poco las restricciones de la pandemia les dio la idea para presentar ‘Desde Flores y Entrañas’ con un enfoque diferente, transgrediendo ni que sea un poco los esquemas habituales (gira, concierto, el grupo arriba, el público abajo, receptor pasivo del espectáculo): una reunión de amigos alrededor de una mesa, charlando, preguntando, hablando de lo divino y lo humano, atendiendo al consultorio del Club de los Sentimientos e interpretando las peticiones de la lista repartida entre los asistentes. O de canciones que no estuviesen en la lista, y a ver qué salía de ahí. Sin postureo alguno (bueno, quizá tras ese traje turquesa de Jazz, el personaje amigo de Will Smith en El príncipe de Bel Air, hubiese un pelííín de postureo, pero nada que el humor no corrija en su justa medida y ayudase a que el público se sintiese en su propia casa). Creo que no me equivoco si, adelantando el final, y ya que hablamos del Club de los Sentimientos, los que calaron en el público fueron el agradecimiento por la cercanía y la calidez por el trato dispensado.

Un sentimiento importante, Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)

Fueron muchas y muy jugosas las anécdotas que Pol, Yago y Tit… Arnau contaron y que permitieron profundizar en el mundo de Mujeres. Como, por ejemplo, el apodo de Arnau («Tito»), procedente de la época en que publicaba un fanzine, o que la génesis de “Al final abrazos” fuese un cover de la cara B del single de Grauzone Eisber, “Ich Libe Sie”, que la banda interpretó en el Teatro la Latina y en la Z0w1e; canción que pudimos escuchar en directo en un tocadiscos portátil, con su crepitar de vinilo de los ochenta todo. O, al preguntar qué piensan los progenitores de Mujeres sobre la música de sus hijos, enterarnos de que la yaya Paquita, la abuela de Arnau, es seguidora acérrima de la banda, y que vibra como la que más a pesar de la sordera; sin quitarle mérito a la madre de Pol y el crowdsurfing que disfrutó en el último bolo en la sala Razzmatazz. Momentos entrañables y de cercanía, sin lugar a dudas.

‘Jazz’ Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)

Otro momento entre mágico y divertido fue el momento consultorio del Club de los Sentimientos, o cómo invocar al espíritu de Elena Francis en la escena indie más tierna del país. Aprendimos que es mucho mejor el menú del día que el bufé libre, que resulta ser siempre un timo; qué hacer si tu pareja escucha solo Taburete (sí, todxs haríamos lo mismo, no cabe duda alguna); qué pensará la gente de ti si escribes cien veces su nombre en la puerta y después lo borras, tal como dice la canción, o qué componente de la banda se comerían Arnau, Yago y Pol en caso de que su avión cayese en los Andes y tuviesen que sacrificar a alguno de ellos para sobrevivir. En este punto os recomiendo que veáis el vídeo, no os quiero destripar (pun!) la sorpresa.

Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)

En lo musical, el formato acústico (o electroacústico, con los amplis bajitos y toalla en los parches) añadió calidez al repertorio escogido por un público, que, ajeno a la dinámica habitual, decidió (aunque fuese por casualidad, como ese “Besos y abrazos” que acabó dando pie a “Besos”, seguida inmediatamente por “Al final abrazos”) empezar por los hits que la banda toca habitualmente al final; aunque, si nos preguntamos, ¿qué canción de Mujeres no son hits en potencia, si no lo son de facto? Incluso en los dos únicos temas de estreno, “No puedo más” y “Si piensas en mí”, hubo coros, jolgorio generalizado y, sobre todo en la última, la impresión de encontrarnos ante otra de esas canciones que se convierten en clásicos instantáneos perdurarán en el repertorio. Un apunte, por cierto, sobre ‘Desde Flores y Entrañas’: tal como afirmó la banda en la gira anterior, los teclados (el sonido casiotone) toman mayor relevancia en esta nueva referencia, pero no solo eso: la experimentación con la melodía y la lírica se vuelve más intenso, más juguetón, y, en ese diálogo, consiguen, con una sencillez descacharrante, que el andamiaje pop resalte y reluzca, tal como si hubiesen abierto una puerta dimensional y hubiesen sisado el ‘Rubber Soul’ de su línea temporal para resituarlo en la actualidad. Semejante orfebrería melódica luce con alegría en el acústico, agasajada por las cuerdas como si fuesen oro tañendo en guitarra de terciopelo; lástima que la voz de Yago, castigada por el viaje a Madrid, sonase justita en ciertos momentos.

El show de Rayuelo, Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)
Gerard, futuro batería de Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)

Y, entonces llegó la pregunta y la petición de Gerard. Como estudiante de cuarto año de batería, quería saber la edad con la que Arnau empezó con las baquetas; la petición que tenía era que tocasen “Tú y yo”… y la banda lo animó a subir y a tomar el relevo de Arnau. ¿Quién es Gerard? El hijo de ¿diez, doce? años (ndr- 10, confirmado por su padre) de Miguel Atienza de LaFonoteca y Cachitos, que, en cuanto se sentó a la banqueta, les robó el show. Aunque arrancó con timidez, enseguida tomó soltura, mostró una técnica impecable y, lo que es más importante, creo sinceramente que ha sido la persona que más AMOR ha recibido nunca jamás en un concierto. Quizá Gerard recuerde este momento el resto de su vida; lo que podemos asegurar es que sus padres sí que lo harán.

Aunque amor no se escatimó en ningún, en este Club de los Sentimientos; si no, que se lo pregunten a Yago, quien se emocionó con la ovación del público tras “Si piensas en mí”. Como os decía al principio, el mejor resumen del encuentro sigue siendo «Rock y amistad», y si alguna cosa os puedo asegurar es que fue un concierto de los que sanan, de los que reconfortan el corazón y te hacen recuperar la sonrisa aunque la semana haya sido un desastre. Ojalá las salas de conciertos y las tiendas independientes de discos sean el refugio donde podamos descansar y sanar, así que no les deis la espalda, y ojalá podamos disfrutar de más veladas tan originales y hermosas como las del domingo. ¡Que viva la música y que vivan Mujeres!

Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)

Setlist:

  • Besos
  • Al Final Abrazos
  • Un Sentimiento Importante
  • (jingle a partir de un audio de whatsapp de una fan enviado al consultrio del Club de los Sentimientos)
  • Aquellos Ojos
  • Siento Muerte
  • Galgo Diamante
  • Tú y Yo
  • Vivir Sin Ti
  • Un Gesto Brillante
  • No Puedo Más
  • Si Piensas En Mí
  • Romance Romántico
Gerard, futuro batería de Mujeres (Foto: Jordi Trenzano)
Escrito por

Letraherido y juntaletras. Físico de titulación que ejerce (poco) en una editorial de género fantástico. Me caí en un caldero de britpop ya de mayorcito y desde entonces le doy a todos los palos del indie y de más allá. Flamenquito lover. Sé bailar sevillanas. En mi epitafio pondrá “Esta noche no iba a salir”. Common people like you.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *