Las Robertas + The Zephyr Bones (Be Good, 22/05/17)

Ya he dicho en otras ocasiones en esta web que los lunes son un día ideal para ir de concierto. Mi día favorito, el primero de mi fin de semana, vengo de días currando, no hay tanta gente como otros días de la semana… en este caso, se ha juntado también con otra de mis circunstancias preferidas: ir a ver un concierto de grupos que no conozco y/o de los cuales no tengo apenas referencias. De los Zephyr Bones sí que había escuchado canciones por la misma amiga que me ha liado para ir a verles hoy, y de Las Robertas tan sólo sabía que eran de Costa Rica y guitarreras, pero no había escuchado ni una sola canción. Cuando uno va a un concierto así, sin expectativas ni prejuicios, suele tener una mirada más pura, y la posibilidad de sorpresa es mucho mayor. Y así ha sido…

20170522_212411

La noche ha empezado con The Zephyr Bones. Unas semanas después de telonear a Future Islands en Razzmatazz, los chilenos-barceloneses han hecho lo propio con Las Robertas. Y ha sido un show de sonido cristalino y atmósferas veraniegas. Enérgico y saltarín. Donde han combinado temas ya publicados con nuevas canciones. Y donde ha sido imposible no mover pies, cabezas, cuellos y comisuras de labios apuntando hacia el sol que han hecho salir fuera de horas en el interior de la sala Be Good. Dos guitarras, bajo, batería, pedales, reverberaciones, delays, y el pleno convencimiento de que esa etiqueta (Ah! Odiosas etiquetas….) de ‘Beach Wave’ les va como anillo al dedo. No se me ocurre mejor contexto para escuchar su música que en un atardecer dorado en la playa, mezclando euforia y nostalgia (‘Weird Summer‘ / ‘Black Lips‘), y reclamando el derecho al hedonismo melancólico.

Las Robertas apuntan hacia otros terrenos. Lo suyo es más oscuro y psicodélico, y con ese punto de ‘suciedad’ bien entendida y que tan bien se digiere. Las costarricenses se presentan en formación clásica de guitarra-bajo-batería; o lo que es lo mismo, Meche (de familia catalana, según nos explicaba tras el concierto), Sonya y Fabrizio (aunque en la primera canción ha subido a acompañarlas Ana María en la percusión). A pesar de que la voz de Mercedes quedaba un tanto apagada en la maraña sónica, la suya es una electricidad introspectiva, contundente, hipnótica… de esa que te invita a bailar solo, con la cabeza abajo, los ojos cerrados, y los brazos liberados. Lineas de bajo dibujando trazos marcados, una guitarra abrasiva, y batería que hace pum-pum en el pecho. Tras su gira que ha pasado por Sevilla, Oviedo, Vigo o el Tomavistas madrileño (festival del que te hablaremos en los próximos días), presentaban en Barcelona las canciones de su nuevo y tercer disco, ‘Waves Of The New’. Y también se han atrevido con versiones como el ‘Anemone‘ de una de sus bandas preferidas, los lisérgicos The Brian Jonestown Massacre, o el remate de la noche: el ‘Losing Touch With My Mind‘ de los gigantes ruidistas Spacemen 3. Cuatro bandas (las dos que hemos visto y las dos versionadas) muy pero que muy recomendables, Indie Lovers…

Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, Sandré, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *