Marialluïsa (Sidecar, 07/04/22)

Marialluïsa (Foto: Clara Marcilla / Tresc)

En tiempos de la tiranía de los algoritmos, pinchar un disco de ocho canciones y 24:50 minutos en total (como reza el packaging de ‘La Vida És Curta Però Ampla’ de Marialluïsa) y rescatar el ritual de la escucha serena del vinilo es un acto de resistencia y, a la vez, de sanación, de cura. Podríamos decir que el segundo disco de los de Igualada es bálsamo para los oídos y alimento para el alma: una obra compacta y delicada, pura orfebrería coral que nos ayuda a salir de la corriente de la vida cotidiana, que nos invita a parar en la cuneta, a apagar los motores y a dejarse conducir esa dimensión de los sentimientos a la que, en realidad, pertenecemos.

El jueves 7 de abril, Pau Codina y Litus Guilera mostraron los mimbres de los que está hecho el disco en la presentación en formato dúo (Pau a la guitarra acústica y voces, y Litus a la guitarra electroacústica y coros) de ‘La Vida És Curta Però Ampla’ en el bar de la sala Sidecar, dentro de la programación del ciclo de concierto-entrevista +Quemúsica del Tresc. El formato invita a la proximidad, a la cercanía entre público y músicos, pero también entre la música y sus entrañas. Como buena muestra de que las restricciones alientan la creatividad, Pau y Litus consiguieron, en la rendición de cuatro de las canciones del disco, que no se echasen en falta los arreglos, pero, a la vez, que los vislumbrásemos a través de las armonías, del intercambio entre la voz plateada de Pau y los punteos, de reminiscencias del soul más elegante, de la guitarra de Litus.

Marialluïsa (Foto: Clara Marcilla / Tresc)

Durante la entrevista, el periodista Albert Fernàndez se interesó por el proceso de creación del disco, gestado en plena pandemia, y que instó a alguno de sus componentes a no observar de la forma más estricta el confinamiento de la primavera del 2020. También se hizo hincapié en la producción del disco por la banda, cuyos miembros se sintieron lo suficientemente cómodos y seguros para hacerse con las riendas y añadir capas de instrumentación que amalgaman las canciones del disco en cápsulas deudoras del soul y del funk, impulsándola más allá de las influencias más obvias, el pop metafísico de Ferran Palau y El Petit de Cal Eril, para adentrarse en el terreno de un pop que la crítica califica de pop sensual, deudor de la Motown y de los Beatles. Una sonoridad más funky, sin lugar a dudas, más sexy y que parecen creadas, como se apuntó en algún momento, para los momentos más íntimos. También se alabó la evolución lírica, unas letras de prosodia intachable y en las que Pau consigue emocionar con concreción poética, letras desnudas sin alharacas y, por eso, emotivas sin trampa ni cartón.

Si este redactor no tiene problemas de memoria (que los tiene), el concierto se abrió con ‘Veig La Sort’. ‘Què Guai Quan Estem Bé’ y ‘Cauen Flors’ la siguieron, y cerraron el set con una de las favoritas de la banda, ‘Oh My Love’, canción que cierra el disco con el esqueleto básico, guitarra y voz, y que puso el broche delicado al concierto. Un broche que recuerda la importancia de la creación musical, más allá del vestido que se le quiera poner.

Marialluïsa (Foto: Clara Marcilla / Tresc)

(Repasando el disco mientras escribo la crónica, juraría que también sonó ‘La Vida És Curta Però Ampla’. Pues igual tocaron cinco canciones. Espero que la banda y los jefes de Indie Lovers me perdonen la mala memoria…)

Y, como la magia es absolutamente caprichosa e impredecible, el momento mágico de la sesión fue la pregunta de Lluïsa, socia del TresC que acababa de descubrir a la banda en aquel concierto (de la que se hizo fan al momento) y quería saber el origen del nombre, que no era otro que Litus no bebía cerveza cuando salía con el resto de la banda tras los ensayos.

 

*Si te gustan Marialuïsa, puedes recuperar la entrevista y el directo que nos hicieron en Indie Lovers Radio.

Escrito por

Letraherido y juntaletras. Físico de titulación que ejerce (poco) en una editorial de género fantástico. Me caí en un caldero de britpop ya de mayorcito y desde entonces le doy a todos los palos del indie y de más allá. Flamenquito lover. Sé bailar sevillanas. En mi epitafio pondrá “Esta noche no iba a salir”. Common people like you.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *