Kate Clover (Upload, 24/04/24)

Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)
The Lizards (Foto: Meritxell Rosell)
The Lizards (Foto: Meritxell Rosell)
The Lizards (Foto: Meritxell Rosell)
The Lizards (Foto: Meritxell Rosell)
The Lizards (Foto: Meritxell Rosell)
The Lizards (Foto: Meritxell Rosell)

Nada como un miércoles de rock’n’roll para olvidarse del mundo que nos rodea. Y si es en la Upload, encima jugamos en casa. Y si además pincha el guitarrista de los Hives Vigilante Carlstroem, ya ni te digo. Antes de entrar, llegando a la puerta de la calle, ya suenan como un trueno las canciones de The Lizards. Cuando el escenario ya está a la vista, Judith Jordan no para de moverse enloquecida y sus cabellos parecen látigos arriba y abajo, como una especie de Dregen pero con un bajo en la mano; Carla Santacreu levanta la guitarra al cielo, y Edgar Beltri golpea la batería como un martillo pilón. Y toda la energía que desprenden mientras atacan ‘Fake Reality’, ‘What I Am’, ‘Everybody Sucks’ (estaría taaaaaan de acuerdo…) no se ve recompensada por un público bastante frío para lo que está pasando sobre el escenario. Al margen de influencias diáfanas como Supersuckers, L7 o el rock escandinavo de finales de los 90 rematan la faena con una versión frenética del ‘Folsom Prison Blues’ de Johnny Cash que corrobora las buenísimas críticas que nos habían llegado del power trío barcelonés.

The Lizards (Foto: Meritxell Rosell)

Kate Clover había hecho un par de giras estatales y en Catalunya había tocado en Lleida, pero nunca antes en Barcelona. Curioso, cuanto menos, y más por tener un bisabuelo que emigró a Estados Unidos desde la capital catalana, tal y como explicaba días atrás en una entrevista con Mario Silvestre para Ruta 66. Así que para la artista de Los Ángeles este era un show esperado y especialmente emotivo, además de la primera de las once fechas de esta completísima gira estatal de presentación de su segundo disco (‘The Apocalypse Dream’, 2024). Salieron primero, trajeados, el guitarrista italiano Giuliano Scarfo, el bajista William Evans y el batería William S. Field. Y enseguida, brillando con su cabello rubio platino y falda de tubo con toques de leopardo, Kate. Desde el pistoletazo de salida con ‘Tearjerker’, de su debut ‘Bleed Your Heart Out’ (2022), el show transcurrió a toda velocidad, entrelazando chispazos eléctricos con melodías chiclé.

Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)

Y aunque las miradas se van indefectiblemente hacia ella, que es toda magnetismo y carisma de estética pin-up (y sí, cuesta no pensar en Debbie Harry al verla), lo cierto es que Giuliano comparte gran parte del protagonismo, con una extensa colección de poses y clichés rockeros (por mucho que su corte de pelo me hacen imaginármelo como un músico ska o mod). ‘Love You To Death’ trae los primeros “Oh, oh, ohs” ramonianos de la noche mientras nos fijamos en la correa de la guitarra de Kate con esa misma frase, y ‘Daisy Cutter’ es gasolina y, quizás, la canción más redonda de su repertorio, con permiso de ‘No More Romance’. Durante 40 minutos espídicos van empalmando canciones de sus dos discos y casi sin darnos cuenta, ya se han ido del escenario, vuelven para rubricar con ‘Follow My Heart’ y se van definitivamente. Si es cierto aquello de que ‘lo bueno, si breve, dos veces bueno’, entonces lo del miércoles fue tremendo. Y lo del Psycho de después nos lo guardamos para nosotros…

Kate Clover (Foto: Meritxell Rosell)

Setlist:

  • Tearjerker
  • The Apocalypse Dream
  • Love You To Death
  • Channel Zero
  • Daisy Cutter
  • Pleasure Forever
  • Here Comes The Love Bomb
  • Like A Domino
  • Disconnected
  • No More Romance
  • Crimewave

Bis:

  • Follow My Heart

 

Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, Sandré, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *