Fuel Fandango (Razzmatazz 17/11/17)

Hay quien duerme en el autobús o en el metro. A mi me gusta escuchar música a todo volumen en mis auriculares, observar a la gente con una banda sonora de la que no son conscientes. Esta vez cojo la línea 1 que me llevará a Razzmatazz. La sala barcelonesa donde coincidiremos con Fuel Fandango, en una de las últimas fechas de la gira de presentación de su tercer álbum, Aurora. Próxima estación: Marina. Enfilo Almogàvers. Llego a Razz. Está llenísimo y no consigo primera fila pero casi, así que me doy por satisfecho.

Saltan a las tablas, primero Pablo Pérez (bajo) y Carlos Sosa (batería) con una intro electrónica que nos pone a bailar ipso facto y se llevan los primeros aplausos de la noche, que se tornan ovación cuando Ale (guitarra, voz) irrumpe en el escenario. Y por fin, sale a escena Nita, la carismática vocalista de Fuel Fandango, con un look un poco Frida Kahlo, pero mucho mas flamenca. ¡Que empiece la fiesta!

Entra Burning, que también es el tema que abre Aurora, y luego se remontan a su primer trabajo con Talking, para continuar con lo más nuevo en una descarga total de electrónica nutrida de funky, pop, e incluso guitarras rockeras con ese toque tan especial de flamenco que les da la voz. Mi Secreto, Not true, Today, La Primavera. Saltos y brazos en el aire, nadie para de bailar, en mayor o menor grado, de la primera hasta la última fila. Se toman un respiro en un pequeño break, en el que se queda Alejandro a modo de Dj con un juego de luces espectacular.

El segundo bloque se compone de un repaso a partes iguales de sus tres discos. I Say No, Trece Lunas o Toda La Vida, que todo el mundo canta como si les fuera la vida en ello, son algunas de las canciones que con tanta energía y fuerza canta, baila y taconea Nita, con una voz tan potente que se te clava en el pecho. Y con Nature se apagan las luces. Han estado alrededor de una hora y cuarto y eso me hace dudar del bis, pero ¿no van a tocar salvaje? En efecto, ya están de vuelta, pero solo Ale y Nita. Guitarra y voz para Fragile. Los dos, en el centro, muy pegados, como si estuvieran a solas, la interpretan de una manera sublime y crean un momento realmente mágico. Pero nada es eterno, dicen, y por desgracia esta noche tampoco. Pero por suerte, antes, llega el momento Salvaje, aunque hay que decir que todo el concierto ha sido salvaje. Y hasta aquí hemos llegado. Casi dos horas. Fuel Fandango han dado un show redondo, sin fisuras.

Y ahora lo que menos me gusta después de un concierto: la vuelta. Aunque con mis auriculares a todo volumen y la banda sonora de esta noche, seguro que hasta se me hace corto…

 

Fotos: Alex Panda

Escrito por

Pseudoartista, diabético y malas pulgas. Rarito y difícil como la propia vida. Algunos me consideran un hombre burbuja. Y de ser cierto ¿Qué? Así es como soy y me gusta. Dios como el arte no existe, pero si Dios existiera sería Banksy. Osos panda, Street Art, guitarra, skate, cine, Barcelona… pero sobre todo música! De Joy Division a Las Ruinas, pasando por The Pixies, Refused, Yo La Tengo, Rancid, Mercromina, Eels o El Niño Gusano entre millones. ¡Ah! Y amo a LAS ODIO. Aunque Weezer salvó mi vida, si esta tuviera banda sonora, sería Los Planetas, Surfin´ Bichos y Chucho a partes iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *