Metz (La 2 de Apolo, 17/11/17)

Metz @ La 2 de Apolo (Foto: Ignasi Trapero)

Uno de los grandes ‘peros’ de tener un festival como Primavera Sound en la ciudad era que se estaba cargando la actividad de giras internacionales por salas. Pero afortunadamente, el mismo festival se ha erigido ahora también como promotora de conciertos durante la temporada, y eso nos está permitiendo volver a disfrutar regularmente, dos décadas después, de conciertos interesantes de artistas extranjeros en conciertos a un palmo de nuestras caras bonitas. Si últimamente te explicábamos en esta web algunos de ellos (Aldous Harding, Julie Byrne…), el viernes 17 de noviembre tocaba un doble cartel de tintes completamente opuestos. Nada de paz, voces frágiles o canciones delicadas; esta noche tocaba ruido, distorsión y violencia sonora.

Drahla @ La 2 de Apolo (Foto: Ignasi Trapero)
Drahla @ La 2 de Apolo (Foto: Ignasi Trapero)

Los británicos Drahla son de Leeds (y alrededores), y sus canciones me recordaron bastante a dos grandes clásicos del indie rock alternativo norteamericano: por un lado, a Pixies, por esas guitarras repetitivas y distorsionadas. Y por el otro, a Sonic Youth, por la parte más noise de la propuesta, y por la manera de cantar de Luciel Brown, muy a lo spoken word Kim Gordon style. Empezó tocando el bajo, pero al cabo de un par de canciones se intercambió parte vocal, guitarra y bajo con Rob Riggs, mientras Mikey Ainsley aporreaba la batería con aplomo. Hasta ahora han publicado singles o EPs (‘Fictional Decision’, ‘Faux Text’, ‘Third Article EP’), y nos dejaron ganas con escuchar su disco de debut.

Metz @ La 2 de Apolo (Foto: Ignasi Trapero)
Metz @ La 2 de Apolo (Foto: Ignasi Trapero)

Y lo de Metz fue una brutalidad. Fue sólo una horita, y es cierto que hubo algún punto en que se me hizo un pelín monótono (sobretodo porqué la voz de Alex Edkins quedaba sepultada por la avalancha sonora y costaba distinguirla). Pero en su mayor parte fue un disfrute en el que dejar ir la rabia a borbotones. Salieron a morir, y se mantuvieron así durante las 14 canciones y una hora de reloj que duró el bolo. ‘The Swimmer’ marcó el camino y ‘Acetate’ lo cerró. Y por el medio, Hayden Menzies ahostiando la batería con violencia, Chris Slorach retorciéndose y saltando con el bajo, y Alex salpicando sudor y con sus gafas completamente empañadas. Y abajo, empujones y moshing; gente haciendo crowdsurfing sobre cabezas ajenas; headbanging a prueba de cervicales; vasos de cerveza volando; una preciosa chica con boina francesa moviendo su cabeza con los ojos cerrados y sonrisa ensoñadora; y olores corporales de espíritu adolescente subiditos de tono. Escuchar esa guitarra de Alex que ha modulado el mismísimo Steve Albini en el tercer y último disco del trío de Ontario (‘Strange Peace’), cerrar los ojos, e imaginarte en el concierto de Nirvana en el que nunca pudiste estar. Ver el tejano roto por la rodilla izquierda del cantante, y no estar seguro de si ya estaba así al inicio del concierto. Ante la duda y la incerteza, decidir que no lo estaba, para darle más épica al relato. Sentir el enorme placer de dejarse atropellar por ‘Mr. Plague’, ‘Spit You Out’ o mi favorita ‘Get Off’. Dejar ir rabia, impotencias y frustraciones. La violencia bien canalizada puede ser curativa. La violencia mal aplicada es, simplemente, vengativa.

Tracklist:

  1. The Swimmer
  2. Mess Of Wires
  3. Get Off
  4. Spit You Out
  5. Mr. Plague
  6. Eraser
  7. Drained Lake
  8. Headache
  9. Raw Materials
  10. Cellophane
  11. Kicking A Can Of Worms
  12. Nervous System
  13. The Mule
  14. Acetate
Tags from the story
, , ,
Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, Sandré, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *