Fernando Alfaro + Tronco (Teatre Cal Ninyo 24/11/17)

Hay cosas en la vida de uno que son pasajeras. Pero hay otras, que nunca cambian. Una de mis constantes es poner banda sonora a la mañana en cuanto salto de la cama. Para hoy he preparado una lista con las canciones de Tronco y con un buen puñado de los temas de Fernando Alfaro, ya sean de su repertorio en solitario o de la etapa de Surfin’ Bichos y Chucho. De los primeros, su álbum de debut al completo. Del segundo, una recopilación de lo que creo que puede tocar esta noche. ¡Ah! que no lo he dicho… Esta noche vamos al Teatro Cal Ninyo con motivo del tercer cumpleaños del bar Weller de Sant Boi, y no lo podrían celebrar de una manera mejor, ¿adivináis a quién nos traen? Claro, ahora ya era fácil, Fernando Alfaro y Tronco.

Tronco #5.5

   El sitio es pequeñito pero muy acogedor. Empiezan Tronco. Ya he hablado en alguna otra ocasión de Fermí y Conxita Herrero, pero os recordaré que son hermanos, que son unos jovenzuelos, que son de El Prat de Llobregat, Barcelona, y que hacen unas canciones preciosas y sobre todo muy pegadizas. Abren su actuación con Es Increíble, seguida de una versión cortita de La Revolución Sexual de La Casa Azul que tocan a modo de intro de Abducida por formar una pareja.Todo el recorrido se ajusta a la misma línea sonora, canciones pop simplista pero directas. Cuentan historias, que por las explicaciones de los autores son bastante autobiográficas, y hablan de las cosas más cotidianas, cosas que nos han pasado a todos o que nos podrían pasar, en un lenguaje tan sencillo y normal que llegan a emocionarte sobre manera. El Helecho, El Papel, La Tristeza, Procrastinadora, En Qué Momento, y así hasta veinte temas que pasan como estrellas fugaces, y es que son destellos de dos minutos de media, canciones cortitas, que aún se hacen más cortas por eso de “lo bueno, si breve, dos veces bueno”.

Tronco #2.2

   Cabe destacar que se desenvuelven como pez en bicicleta, digo, en el agua, sobre el escenario, con una naturalidad y espontaneidad infinita, donde Conxita asume un papel de hermana mayor que resulta adorable a la vez que divertido. Y aunque su carrera aún es corta cuentan con un buen puñado de canciones, con alguna versión incluida, y temas nuevos, y es que parece que no paran de componer sobre cualquier cosa que les sucede o les inquieta… Un ejemplo es Canción Para Nuestro Hater, que me encanta por la actitud positiva que toman frente a una situación que a otros les sacaría de sus casillas. La Salud, Bienaventurado Desconocido, La La Land o Pez en Bicicleta son otros ejemplos que también nos ofrecieron. Y me cautivó en gran medida un tema dedicado a sus abuelos, por su sesenta aniversario de boda, si no me equivoco, y que me llegó al alma.

Tronco #4.4

Solo me queda añadir que no pienso perderme ni una oportunidad de asistir a un concierto tan ameno y divertido como es la propuesta de Tronco.

Fernando Alfaro no necesita presentaciones, casi treinta años de carrera lo avalan, parió a los Surfin’ Bichos y a Chucho, dos bandas que tuvieron y siguen teniendo una gran trascendencia en el indie nacional, ha firmado doce discos en total y tiene otro en camino y además es bastante activo en lo que a dar conciertos se refiere.

Fernando Alfaro #1.1

   Esta noche, a solas con la guitarra, empieza con una canción nueva, que según el setlist se llama Dominó, y que debo confesar que me sonaba muy Alfaro, tanto que me creó tal confusión que pensé que era algún tema que inexplicablemente había dejado escapar y nunca había escuchado. Después dijo que estaría incluido en su próximo trabajo y yo me quedé más tranquilo.Con un sonido y una ejecución tan impecable como profesional nos lleva como jinetes de la tormenta galopando por su amplio repertorio, Que Condenadamente Negra, Oso Bipolar o Cosas Hermosas de la época de Chucho. Más lejanas aún, Harto De Tu Amor, Mis Huesos Son Para Ti, Un Alud de Septiembre, y Mi Refugio, que es una de mis favoritas, de los enormes Surfin’ Bichos. Y Barbaridades, otra nueva, que después de haberla escuchado por tercera vez en directo, me encanta, y no puedo esperar más a que salga publicada y tenerla por fin en mis oídos cada vez que me venga en gana. Una primera parte de canciones tranquilas, que no aburridas, como se atrevió a decir en algún momento Fernando, canciones de una delicadeza desgarradora, intensa. Con unas melodías que nunca caerán en las etiquetas, ya que a lo largo de los años ha diseñado un sonido, para mí, único y personal, que escapa de nombres y encasillamientos.

Fernando Alfaro #4.4

   A partir de Ricardo Ardiendo, como en un segundo bloque, suenan temas un tanto más animados, aunque eso no hace perder ni un ápice del intimismo en el que nos ha adentrado. Velero, Saariselkä Stroll o Camisa Hawaiana de Fuerza, que me parece que engranan a la perfección uno detrás de otro y que me hacen levantar un poco la voz aún a riesgo de molestar a los demás asistentes, pero es que es algo incontenible e incontrolable. Y para terminar, vuelta a los principios, cuatro disparos a quemarropa de parte del animal, Un Perro Feliz, Luz en Tus Entrañas, Ella y Yo, y un último aliento en un segundo de contacto con el más allá, ¿Qué Clase de Animal?, un final perfecto. A estas alturas, seguro que más de uno dirá que faltó tal o cual canción, pero es que no se puede y además es imposible hacer un setlist al gusto de todos y tan completo como nos gustaría, así fue lo que fue, y salimos satisfechos.

Solo un detalle negativo que nada tiene que ver con la música, y es que un desalmado me robó el setlist en mi cara de una manera bastante fea y abusiva. Si me estás leyendo, te mando un saludo “amigo”.

 

Fotos: Alex Panda

Escrito por

Pseudoartista, diabético y malas pulgas. Rarito y difícil como la propia vida. Algunos me consideran un hombre burbuja. Y de ser cierto ¿Qué? Así es como soy y me gusta. Dios como el arte no existe, pero si Dios existiera sería Banksy. Osos panda, Street Art, guitarra, skate, cine, Barcelona… pero sobre todo música! De Joy Division a Las Ruinas, pasando por The Pixies, Refused, Yo La Tengo, Rancid, Mercromina, Eels o El Niño Gusano entre millones. ¡Ah! Y amo a LAS ODIO. Aunque Weezer salvó mi vida, si esta tuviera banda sonora, sería Los Planetas, Surfin´ Bichos y Chucho a partes iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *