Primavera Sound 2023: Viernes 2 junio

Depeche Mode (Foto: Èric Pàmies)
Depeche Mode (Foto: Èric Pàmies)
Julia Jacklin (Foto: Christian Bertrand)
Julia Jacklin (Foto: Christian Bertrand)
Julia Holter (Foto: Sergio Albert)
Julia Holter (Foto: Sergio Albert)
The Delgados (Foto: Christian Bertrand)
The Delgados (Foto: Christian Bertrand)
Heather (Foto: Clara Orozco)
Sparks (Foto: Christian Bertrand)
Sparks (Foto: Christian Bertrand)
Shellac (Foto: Clara Orozco)
Shellac (Foto: Clara Orozco)
Shellac (Foto: Clara Orozco)
Gabriels (Foto: Clara Orozco)
Gabriels (Foto: Clara Orozco)
Japanese Breakfast (Foto: Èric Pàmies)
Japanese Breakfast (Foto: Èric Pàmies)
The Moldy Peaches (Foto: Paco Amate)
The Moldy Peaches (Foto: Paco Amate)
Swans (Foto: Sergio Albert)
Swans (Foto: Sergio Albert)
Alvvays (Foto: Clara Orozco)
Kendrick Lamar (Foto: Sharon López)
Kendrick Lamar (Foto: Sharon López)
Bad Religion (Foto: Paco Amate)

Quinta jornada del Primavera Sound 2023 y segunda con todos los escenarios del Parc del Fòrum funcionando a pleno rendimiento. Un viernes para constatar que lo que intuimos el día anterior es una realidad y el bajón en la cifra de asistentes este año es considerable respecto al infernal 2022. A excepción de Depeche Mode, no hemos tenido sensación de agobio en ningún concierto del festival, incluidos los de los escenarios de Mordor, y habrá que estar atentos a la rueda de prensa de este sábado a las 17h para conocer cifras oficiales y valoraciones de la organización. Sea como sea, desde el punto de vista del asistente, muchísimo mejor haber vuelto a los niveles de asistencia prepandémicos, en espera de lo que pueda pasar este sábado.

Julia Jacklin (Foto: Christian Bertrand)

Con el cansancio acumulado de los días previos, empezábamos la jornada con dos Julias y sus respectivas propuestas (relativamente) reposadas: a Julia Jacklin ya la vimos meses atrás en La 2 de Apolo en un contexto infinitamente mejor que en el de un macrofestival, y aunque siempre es agradable disfrutar de sus canciones en directo, el show de ayer en el Primavera estuvo a años luz en cuanto a intensidad emocional respecto al de finales de noviembre en sala. Esta vez fue un set bastante más corto, en que la australiana combinó las canciones más bellas de aires folk (‘To Perth, Before The Border Closes’, una ‘Turn Me Down’ que no tocó en su última visita o esa maravillosa y terriblemente agridulce ‘Don’t Know How To Keep Loving You’) con los arranques eléctricos (‘Pool Party’, ‘I Was Neon’ o ‘Pressure Party’, con la que acabó) que hicieron bailar de lo lindo a una entrañable familia de mami, papi, hijo e hija delante nuestro. Ver las caras de felicidad pura y espontánea de los críos entre tanto postureo ridículo fue realmente bello, y nos hizo reconciliarnos, ni que fuera por unos minutos, con el ser humano.

Julia Holter (Foto: Sergio Albert)

De Julia a Julia y canto porqué me toca. A Julia Holter la tenía pendiente, y fue un buen motivo para visitar por primera vez en esta edición l’Auditori del Fòrum. El escenario con el mejor sonido de todo el festival (casi el único en el que los conciertos suenan como deberían, por qué no decirlo…), y un remanso de paz donde poder disfrutar de verdad y como se merece un buen concierto (en silencio, vaya. Y en la oscuridad, sin pantallitas, ni charlas, gritos ni risas escandalosas, humo de cigarros o vaps ni estímulos externos que te desvíen la atención). Y ya sólo por todo esto recordaremos mucho más esta actuación de la estadounidense que el 90% restante de conciertos que hemos visto en el festival este año. Desde el arranque con ‘Sea Calls Me Home’ consiguió hipnotizar a una audiencia absorta con las singulares composiciones de Julia y sus tres acompañantes. Con el piano y su voz que sonaba a agua de mar presidiendo cada tema, cediendo protagonismo al bajo en ‘In The Green Wild’, y el clímax de ‘Betsy On The Roof’ como momento culminante de un recital que acabó con ‘I Shall Love 2’. Fantástica.

Sparks (Foto: Christian Bertrand)

En paralelo, y al margen de los únicos e incomparables Sparks a lo que escuchamos mientras comíamos algo (viva la ópera rock!), me explican que valió mucho la propuesta de soul elegante de Gabriels (ojito al micro, pie de micro y cable dorados…), con temazos para disfrutar con calma como ‘Blame’, ‘Love And Hate In A Different Time’ o esa ‘One And Only’ con la que acabó el concierto. También The Delgados hicieron un show muy bello con cuerdas, sonido pulcro y canciones inolvidables como ‘Coming In From The Cold’, ‘The Light Before We Land’, ‘Accused Of Stealing’, ‘Thirteen Golden Principles’ o ese encantador himno a la misantropía que es ‘All You Need Is Hate’. Ah! Y el guitarrista Allun Woodward llevaba una camiseta de Marco Pantani… aunque para disfraces, los de los entrañables The Moldy Peaches. Han pasado 21 añitos desde que les vimos en la carpa del Poble Espanyol en la segunda edición del Primavera Sound. Y, como en aquella ocasión, un Adam Green vestido de marinero y una Kimya Dawson sentada con un tremebundo disfraz de seta fliparon de la gente que reunieron en el escenario de l’amfiteatre. Y eso que la mayor parte de la masa se había ido hacia Mordor a ver a Depeche Mode… en cualquier caso, el set de Adam & Kimya en formato sexteto fue un afectuoso ejercicio de nostalgia para rcuperar joyitas lo-fi del antifolk como ‘Lucky Number 9’, ‘Jorge Regula’, ‘These Burgers’, ‘Anyone Else But You’… y con dedicatoria a Tina Turner incluida.

The Moldy Peaches (Foto: Paco Amate)

Y tras el notable concierto de Pet Shop Boys del miércoles y el decepcionante show de New Order del jueves, tocaba comprobar el nivel de forma de los Depeche Mode post Andy Fletcher (a quien le dedicaron su canción preferida de la banda, ‘World In My Eyes’, con imágenes suyas proyectadas en las pantallas). La banda ahora liderada por Dave Gahan y Martin Gore congregó seguramente a la multitud más numerosa de lo que llevamos de Primavera 2023, en una cita que empezó con canciones del reciente ‘Memento Mori’ y que, a pesar de los altibajos y el sonido deficiente de Mordor, fue un retorno más que digno. Con Dave excitado y vistiendo elegante chaleco, Martin más castigado pero sin perder un ápice de talento y una enorme M en la parte posterior, fueron combinando canciones de sus más de 40 años de trayectoria, mostrando con claridad el perfecto equilibrio entre sintetizadores y guitarras que visten sus canciones Y si hablamos de canciones, los británicos pueden presumir de una buena colección de la que hicieron gala: ‘Everything Counts’, ‘I Feel You’, ‘Enjoy The Silence’ (momento de éxtasis en el público) o un bis para quitar el hipo con la festiva ‘Just Can’t Get Enough’, el también clasiquísimo ‘Never Let Me Down Again’ y el previsible final con otro himno del pop electrónico oscuro, ‘Personal Jesus’.

Depeche Mode (Foto: Èric Pàmies)

Y si Pet Shop Boys, New Order o Depeche Mode son historia del pop electrónico, su perfecto enlace contemporáneo de presente y futuro son los Nation Of Language. El año pasado pudimos disfrutar de su enorme exhibición en Razzmatazz 2, y había ganas de ver cómo se desarrollarían en un festival tan grande como éste. Y no debíamos ser los únicos, porque lograron reunir a mucho público, hecho que destacó y agradeció el cantante Ian Devaney (menudo bigotillo se ha dejado…). Y lo cierto es que volvió a ser un concierto brillante del trío que completan Aidan Noell en los sintes y Alex Mackay en el bajo. Ya desde el momento en que ves a 3 músicos disfrutando sobre el escenario resulta difícil no contagiarse, pero si encima te sueltan un nivel de metralla sonora como éste, imposible no ponerse a bailar como un poseso con canciones que beben directamente de todo el synthpop y electropop de los ochenta. Tocaron alguna de las canciones del que será su próximo disco que sacan en septiembre (‘Strange Disciple’) como la resultona ‘Stumbling Still’, pero donde consiguieron levantar a la parroquia fue con canciones tan sólidas y frescas como ‘This Fractured Mind’, ‘On Division St.’, ‘September Again’, ‘The Wall & I’ o el apoteosis final con ‘Across That Fine Line’, quizás con sabor a punto y final para éste que escribe… y todo con uno de los sonidos más atronadores y compactos que hemos disfrutado en este Primavera Sound 2023. Que vuelvan en sala otra vez, por favor pedimos…

Kendrick Lamar (Foto: Sharon López)

Las obligaciones laborales nos hicieron plegar velas relativamente pronto, pero nos cuentan también que Kendrick Lamar efectuó una imponente actuación en Mordor con un público joven que se sabía y cantaba cada verso, y que otros de los muchos históricos que coparon la jornada, The Wedding Present, hicieron un concierto compacto y eléctico donde cayeron clásicos como ‘My Favourite Dress’, ‘Kennedy’, ‘Brassneck’ o versiones del ‘Make Me Smile (Come Up and See Me)’ de Steve Harley & Cockney Rebel o del ‘Canada’ de Low, con dedicatoria a la desaparecida Mimi Parker. Y el cachondo de David Gedge saludó con un “Buenas noches, Madrid!“. No te adelantes, David, que aún queda una semana…

 

*Crónica elaborada con la colaboración inestimable de Rubén García y Álex Vidal.

Puedes recuperar todas las crónicas de este Primavera Sound 2023 en este enlace.

Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, Sandré, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *