Primavera Sound 2022 (06/06/22)

Sons Of Kemet (Foto: Clara Orozco)
Sons Of Kemet (Foto: Clara Orozco)
Sons Of Kemet (Foto: Clara Orozco)
Sons Of Kemet (Foto: Clara Orozco)
Sons Of Kemet (Foto: Clara Orozco)
The Magnetic Fields (Foto: Meritxell Rosell)
The Magnetic Fields (Foto: Meritxell Rosell)

El Primavera Sound 2022 prosigue, y anoche se celebró la sexta jornada, y tercera de Primavera A La Ciutat en diferentes salas de Barcelona. Uno de los platos fuertes era en Paral·lel 62 (antigua sala Barts), con el concierto de The Magnetic Fields: vestido con camiseta blanca de Dalek (personaje de Doctor Who), bermudas y gorra, Stephen Merrit desplegó todo su cancionero con tremenda voz grave y acompañado del violoncelista Sam Davol, Shirley Simms a la guitarra y teclados, Anthony Kazcinski a la guitarra, y Chris Ewen a los teclados. Fue un repertorio de una veintena de canciones, entre las que sonaron ‘I Don’t Believe In The Sun’, ‘The Book Of Love’, ‘The Day The Politicians Died’, ‘All My Little Words’… o ‘A Chicken With Its Head Cut Off’ en el bis. Un show de sonido impoluto, y un sorprendente respeto silencioso de un público que coreó cada canción y llenó la pista de la sala (si bien el primer piso estaba medio vacío). Antes, Hidrogenesse abrieron la velada, recuperando incluso su homenaje a Alan Turing.

The Magnetic Fields (Foto: Meritxell Rosell)

Justo en la esquina de enfrente, en sala Apolo, Álex Vidal nos explica que bailaron de lo lindo con un completo y disfrutable programa con muchos vientos y ritmo, en torno a la familia The Comet Is Coming y la figura de Shabaka Hutchings y sus múltiples proyectos: empezando por los londinenses Ill Considered, que como es habitual jugaron con la improvisación a base de jazz experimental y hechuras rock, con virtuosismo y fuerza rítmica en una suite non-stop; Soccer 96 también experimentaron con el jazz y, jugando con los samplers y los sintes de Danalogue y la batería de Betamax,  lo llevaron a terrenos galácticos y lisérgicos; la energía continuó con Steam Down, colectivo artístico londinense que en su perfil de Instagram dice estar “explorando el afro-infinitismo en el sonido“. Fue un concierto que incorporó matices soul, rap o r’n’b, jugando con el groove del bajo y la potencia de la batería, y también con 2 raperos. Una exhibición generosa hecha de manera comunitaria y recibida en armónica colectividad. Y el plato fuerte de este buffet libre (y nunca mejor dicho) fueron los Sons Of Kemet, y más después de anunciar hace unos pocos días que se separan. Shabaka, Theon Cross, Eddie Hick y Tom Skinner (que tocará en unos días en el festival con The Smile) ofrecieron un show más compacto y redondo que en su reciente visita en marzo en esta misma sala. Un concierto que enloqueció a la multitud a base de polirritmos y una energía telúrica que pareció flotar en el ambiente (hasta el teclista de Soccer 96 se contagió de la demencia sonora lanzándose a hacer crowdsurfing). Ni tan siquiera un pequeño incidente con uno de los platos de la batería de Skinner rompió la magia de un combo que parece conectar con una simple mirada y convirtió la noche en una tremenda fiesta espiritual o una suerte de liturgia pagana.

Sons Of Kemet (Foto: Clara Orozco)

Del resto de salas, destacamos el tercer concierto en 4 días de King Gizzard & The Lizard Wizard, esta vez en Razzmatazz 2. Tal y como prometieron, los australianos volvieron a cambiar completamente el setlist, y no repitieron ninguna de las canciones de los dos shows previos: desde ‘Organ Farmer’ o ‘Superbug’ para empezar el bolo, pasando por algunas del último disco ‘Omnuim Gatherum’ (‘Persistence’, ‘Presumptuous’), o bien otras en la parte final como ‘K.G.L.W.’, ‘Automation’ o ‘Static Electricity’. Antes, destacar también en esa sala los shows de Spelling o los grandiosos Beak> de Geoff Barrow (Portishead) y compañía (tocaron esa danza hipnótica que me vuelve loco que es ‘Brean Down’ y también una nueva canción, ‘Stuck In The Way’, pidiéndole al público que si les parecía una mierda se lo hicieran saber para no hacerla nunca más en directo…). Sandré o Lightning Bolt en sala Bóveda, o Cassandra Jenkins y Sinéad O’Brien en Sidecar fueron otros de los puntos destacados de la jornada del lunes.

 

Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *