Tarta Relena (El Pumarejo, 21/04/22)

Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)

Volvían las Tarta Relena a su ‘hogar’, El Pumarejo, si bien la mítica sala de Vallcarca hace un tiempo que se mudó a L’Hospitalet. Un concerto especial, enmarcado dentro del ciclo Curtcircuit, y con todas las entradas vendidas. Algo realmente meritorio por la sobredosis de oferta musical en Barcelona y alrededores de estos últimos meses. Y, seguramente, algo impensable no hace tanto, por esa arriesgada propuesta de ‘gregorià progressiu’ o ‘folk tronadet’ (como ironizan Helena Ros y Marta Torrella) que ha ido calando poco a poco en un público abierto de oídos y ansioso por explorar nuevas sonoridades que vayan más allá de las convenciones más conservadoras de la escena independiente. Y es que, no nos engañemos, la industria está saturada de bandas que son calcomanías las unas de las otras. Y, por eso, encontrarte con regalos para los tímpanos como las Tarta no tiene precio, porque son únicas e incomparables.

Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)

No deja de ser curioso que lo novedoso sea algo que bebe de siglos y siglos de tradición. Como nos explicaban meses atrás en su visita a Indie Lovers Radio, su último disco (‘Fiat Lux’, Indian Runners / La Castanya) es un viaje que va desde la Grecia clásica de Safo de Lesbos a Lorca o las mujeres paixtu de Afganistán, pasando por la Edad Media de Hildegarda de Bingen. Y, de la misma forma que sus discos, el directo de Tarta Relena es un juego constante de guiños y contrastes entre lo antiguo y lo moderno. Deliciosas polifonías vocales que te llevan de viaje por infinidad de rincones de la cultura mediterránea ancestral o contemporánea, combinadas con aparatos electrónicos con bases programadas con Ableton. Armonías de tintes religiosos en un espacio escénico donde conviven una ánfora romana y un enorme círculo de luces LED. El vestido en forma de túnica de Marta con la ropa más moderna de Helena. Lenguas muertas como el latín o el griego antiguo, otras heridas en peligro de extinción como el catalán, y algunas de las que ostentan la supremacía planetaria, como el castellano o el inglés.

Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)

Y ya que el vistoso círculo de luz estrenado en esta gira no pudo lucir en todo su esplendor por esos focos mortecinos del Pumarejo (passeu pel Cash Converters, per favor demanem!), la luz la pusieron Marta y Helena con sus juegos vocales y sus cantos a capella. El protagonismo de temas de ‘Fiat Lux’ como ‘Las Alamedas’, ‘El Suïcidi i El Cant’, ‘Stabat Mater’, ‘Tu Ase Turpa Ikavi’ o ‘Nunc Aperuit Nobis’ se alternó con piezas anteriores como ‘Tres Morillas’, ‘Tota Pulchra’, ‘Cecília’ o esa ‘So De Pastera’ con la que remataron el bis, entre las palmas acompañantes de un público entregado. Su emoción y sus sonrisas fueron también las nuestras, completando así una comunión casi sagrada.

Tarta Relena (Foto: Ignasi Trapero i Martínez)
Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *