Yard Act (La 2 d’Apolo, 11/04/24)

Yard Act (Foto: Meritxell Rosell)
Yard Act (Foto: Meritxell Rosell)
Yard Act (Foto: Meritxell Rosell)
Yard Act (Foto: Meritxell Rosell)
Yard Act (Foto: Meritxell Rosell)
Murkage Dave (Foto: Meritxell Rosell)
Murkage Dave (Foto: Meritxell Rosell)

Pues ya tenemos un claro aspirante a batallar en la lista de nuestros posibles conciertos preferidos de 2024, y sólo estamos a mediados de abril: la banda de Leeds Yard Act cumplieron sobradamente las expectativas generadas tras su concierto en el Primavera Sound del año pasado (y eso que parece que no acabaron demasiado convencidos de aquél show…), y demostraron en La 2 de Apolo que en directo y en sala sus dos discos (‘The Overload’ -2022- y ‘Where’s My Utopia?’ -2024) suenan aún más robustos y espídicos. Fue un show fantástico, exhuberante, de una energía desbordante y contagiosa, en una hora y cuarto de no parar casi ni un momento, salvo un pequeño bajoncillo en la parte intermedia del set. Nada que impidiera salir de Apolo con la satisfacción y la sensación de haber presenciado un gran concierto.

Yard Act (Foto: Meritxell Rosell)

¿La gran culpa de ello? Una banda carismática, vestida en los tonos naranjas y marrones de la portada del disco más reciente, y liderada por el irónico James Smith, que enseguida acumuló mejillas sonrojadas y gafas empañadas, producto del ritmo de bailes y declamaciones de spoken word con las que enhebra las letras de las canciones. El guitarrista Sam Shipstone, un cruce entre Jesse Hugues de los Eagles Of Death Metal y el ‘Tarzán’ Migueli, teatralizando su performance de manera histriónica y entretenido con 1000 pedales y el ventilador que le hacía volar sus cabellos y mostacho anaranjado, haciendo juego con la ropa. El bajista Ryan Needham, que por estética podría formar parte de Pulp, combinándose con el batería Jay Russell para marcar los ritmos rompecinturas de una banda que empezó su carrera más cerca de la new wave, del post-punk con muchos matices o incluso del brit-pop y que ahora ha virado hacia el funk y los sonidos negros bailables, recogiendo el testigo del Beck más brillante. O incluso hacia la no wave o el free jazz cuando Christopher Duffin (¡que también participa en el más que recomendable nuevo disco de Drahla!) empieza a hacer aullar su saxo esquizofrénico, como una especie de James Chance desbocado, llevando al público al frenesí de frenopático. Y no podemos obviar a Lauren Fitzpatrick y Daisy Smith, las coristas, bailarinas, liantas y grandes corresponsables de generar esta atmósfera alocada y desenfrenada.

Yard Act (Foto: Meritxell Rosell)

¿Y qué decir del set? Pues que, tras ese guiño inicial a XTC, se centraron sobre todo en el nuevo álbum (la inscripción ‘Where’s My Utopia?’ presidió el escenario, junto a la proyección con el nombre de la banda al fondo), pero cuando recurrieron al debut aceleraron singles como ‘The Overload’, ‘Witness (Can I Get A?)’ o ‘Payday’ para convertirlos en algunos de lo momentos de clímax de la noche. Divertido y original fue el momento en que Lauren y Daisy sacaron una ruleta e hicieron subir a una chica y un chico del público para que la hicieran girar y el azar decidiera qué canciones de su primer EP (‘Dark Days’, 2021) sonaban acto seguido (¡cayó ‘Fixer Upper’!). Y que, al margen de temas previsibles como ‘We Make Hits’, ‘Petroleum’, ‘When The Laughter Stops’ o ‘Dream Job’ (como me hacen pensar en el ‘Holiday’ de Madonna esas percusiones inciales…), el remate fue ese momentazo casi electrónico final de baile prolongado en el bis con ‘The Trench Coat Museum’, en que se les unió también el telonero Murkage Dave (que antes había ofrecido un set de soul y r’n’b basado en bases programadas y su voz). Banda y público bailando, saltando y sudando en perfecta armonía mientras un James extasiado agradecía a lxs presentes haber compartido esta experiencia, recordándonos que tenemos todo el derecho del mundo a disfrutar de momentos así, pero sin olvidar nuestra posición de privilegio respecto a personas que están sufriendo verdaderas atrocidades en Ucrania, Gaza y tantas otras partes de este planeta decadente que, más que a una utopía, se parece cada vez más a una terrorífica distopía.

Yard Act (Foto: Meritxell Rosell)

Setlist Yard Act:

  • An Illusion
  • Dead Horse
  • When the Laughter Stops
  • Petroleum
  • Land of the Blind
  • Fizzy Fish
  • We Make Hits
  • Fixer Upper
  • Witness (Can I Get A?)
  • Down by the Stream
  • Dream Job
  • Payday
  • The Overload
  • 100% Endurance + A Vineyard for the North

Bis:

  • The Trench Coat Museum
Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, Sandré, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *