The Answer + Dead Daisies (La 2 de Apolo – 11/12/16)

Excepcional programa doble (The Answer + Dead Daisies) en la sala pequeña del Apolo barcelonés, que lógicamente agotó las localidades del local del Poble Sec (aunque se pusieron a la venta unas pocas en taquilla para los más rezagados). Empezando por el supergrupo The Dead Daisies, formado por ex miembros de conjuntos legendarios del hard rock como Mötley Crüe (el fantástico vocalista John Corabi), Thin Lizzy (el bajista Marco Mendoza) o Whitesnake (el virtuoso batería Brian Tichy y el guitarrista Doug Aldrich). Con un lineup semejante, podéis imaginaros la que se armó encima del escenario.

No faltaron los clichés más manidos del rock, como ese inacabable solo de batería que levantó pasiones entre el respetable, amén de los solos a las seis cuerdas de Aldrich, que tampoco se quedaron atrás. Pero la actuación, que fue generosa en tiempo (70 minutos) y en versiones (sonaron el ‘Join Together’ de The Who, en la que Mendoza aprovechó para darse un baño de masas tocando entre los asistentes; o una apabullante ‘Helter Skelter’ de los Beatles, que fue seguida por el bis final ‘Midnight moses’ de The Sensational Alex Harvey Band), fue toda una celebración –y reivindicación- del hard rock más clásico (nótese que la media de edad de los asistentes rondaba la cincuentena). En definitiva, una fiesta rockera en toda regla.

Por su parte, los norirlandeses The Answer venían a presentar su sexto álbum de estudio, ‘Solas’, que supone un notable cambio en su sonido, abriéndose a composiciones más reposadas. Y empezaron con el primer tema que da precisamente nombre al mismo y cuya base rítmica, a cargo de los demoledores Micky Waters al bajo y James Heatley a la batería, sale precisamente reforzada. En cambio siguieron con otro tema nuevo, ‘Beautiful world’, un medio tiempo que no acaba de convencer.

Por suerte con el tercer tema, ‘New horizon’, volvió el rock con mayúsculas al que el cuarteto nos tiene acostumbrados. Pero enseguida volvieron a su material más reciente, como la notable y rockera ‘Demon Driven Man’ o la balada acústica ‘Tunnel’, que volvió a poner el freno de mano. Aunque para contrarrestar el bajón, a continuación tocaron otro clásico como ‘Waste your tears’.

Es muy lícito que sonaran tantos temas nuevos, en los que reivindican sus raíces celtas (también tocaron la mediocre ‘Untrue colors’, la sentida balada con mandolina ‘In this land’, la experimental ‘Thief of light’ y las intimistas ‘Being begotten’ y ‘Battle Cry’), pero lo que no se puede perdonar es que dejaran en el tintero tantos de sus números clásicos hardrockeros. De acuerdo, nos obsequiaron con ‘Under the sky’, ‘Demon eyes’ y ‘Spectacular’, pero no fue suficiente. No para una rácana actuación que apenas llegó a los 80 minutos. Los nuevos The Answer siguen funcionando en directo (su vocalista Cormac Neeson sigue siendo un frontman insuperable, aunque el fantástico guitarrista Paul Mahon es el máximo perjudicado de su cambio de sonoridad), pero parecen renegar (o estar aburridos) de su glorioso pasado. Esperemos que recapaciten de cara a futuras visitas.

Escrito por

El rock, especialmente si es de los 90s, es una de mis pasiones, junto al cine, los viajes y los videojuegos. Tampoco le hago ascos al indie, por descontado, y si tuviera que quedarme con tres grupos, algo muy complicado por otro lado, estos serían Jane´s Addiction, Pixies y Guns N´Roses. El periodismo musical no me da de comer pero alimenta al plumilla que llevo dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *