Qué nos dice… FONTAINES D.C.

Fontaines D.C. (Foto: Daniel Topete)

Creo recordar que fue sobre noviembre de 2018 que escuché por primera vez el nombre de Fontaines D.C. Fue con el videoclip de ‘Too Real’. Me fascinó tanto la pegada tan directa que tenía esa canción, que empecé a bucear en Youtube para buscar otras cosas de la banda. Y aparecieron ‘The Cuckoo Is A-Callin’, ‘Hurricane Laughter’, ‘Boys In The Better Land’, ‘Liberty Belle’, ‘Chequeless Reckless’… ¿de dónde habían salido esos tipos? ¿Quiénes eran? ¿Tenían disco? Preguntas, y más preguntas, que se podían resumir brevemente tras las primeras indagaciones en internet: eran de Dublín, les encantaba la poesía, y por entonces sólo habían editado singles. Automáticamente, la fecha del disco de debut quedó marcada en rojo en el calendario, y más con la publicación de otro single que era otro auténtico pepinazo: ‘Big’.

“Dublin in the rain is mine…”, empezaba esa canción con la que iban a abrir también el esperadísimo álbum, ‘Dogrel‘. Dublín, ciudad-concepto omnipresente en un disco directo y rabioso, espontáneo y contundente, nostálgico y crudo, donde se mezclan poesía y vivencias de juventud entre guitarras punk-rock y atmósferas post-punk. Sin duda, uno de los debuts del año. Sin duda, uno de los discos del año. Lo digo en agosto como lo decía en abril y como lo diré en diciembre. Esto de los discos es como enamorarse: cuando pasa, lo sientes intensamente bien adentro, y no tienes ninguna duda al respecto.

Llevábamos meses detrás de Fontaines D.C. Intentamos hablar con ellos cuando, en diciembre de 2018, anunciaron la gira (posteriormente anulada) de abril. Pero las semanas pasaban y la apretada agenda de los irlandeses frustraba nuestros intentos. Así que volvimos a probarlo con motivo de su visita al Vida festival. Nos alegró saber que habría tiempo para hacer la entrevista antes de su prueba de sonido, y nos fuimos para el recinto del festival en una (muy) calurosa tarde de julio. Pero tengo que admitir que salí de la entrevista con un regusto amargo. Nuestro interlocutor, el bajista Conor Deegan, nos explicó que venían de Rusia y al día siguiente tocaban en Francia, y su cara reflejaba claramente el agotamiento físico y mental acumulado en meses de vorágine. Y supongo que es por ello, pero fue de aquellas conversaciones donde sientes que la comunicación no fluye. A veces pasa, son gajes del oficio, pero no por ello puedes impedir sentirte algo decepcionado.

Aún así, intentamos arrancarle las palabras para saber un poco más sobre una de las bandas más prometedoras que hemos escuchado en el último año. Su directo posterior esa noche en el festival fue arrollador, y los pogos de las primeras filas entre una enorme polvareda fueron de los momentos más divertidos y excitantes del Vida 2019. El cantante Grian Chatten no sólo se parece a Ian Curtis sino que se mueve como Ian Curtis y tiene tics nerviosos como Ian Curtis; el guitarrista de origen español Carlos O’Connell no para de moverse arriba y abajo, entrelazando un diálogo de 6 cuerdas con las de Conor CurleyTom Coll aporrea su batería con nervio; y Conor Deegan III aporta el colchón rítmico con su bajo y esa camiseta del Arsenal con el nombre de Overmars que lleva también durante nuestra entrevista…

Fontaines D.C. (Foto: Richard Dumas)

INDIE LOVERS: Hola, Conor, ¿cómo estás?

CONOR: Bien. ¿Y tú?

IL: Un poco acalorado, pero bien también. Supongo que ya a punto para vuestro concierto de esta noche en el Vida festival. Beirut canceló y eso ha hecho que toquéis en un escenario mayor, La Masia. Bien para vosotros, ¿no?

CONOR: Sí, está bien.

IL: Antes que nada, para ubicar a los lectores españoles que todavía no os conozcan, explícanos la historia de Fontaines D.C.: ¿Quién sois? ¿Habíais tocado en bandas previas…?

CONOR: Nos conocimos todos en Dublín hace años en la universidad (ndr. estudiaban música). Nos unió el amor por escribir poesía. Íbamos a pubs de Dublín, y bebíamos, leíamos, compartíamos libros y todo este tipo de cosas. Esa es básicamente la historia. No tocábamos en bandas previamente, sólo perdíamos el tiempo.

IL: ¿Cómo se convirtió en musical todo este vínculo poético?

CONOR: De una manera muy natural. Nos tomamos un respiro en la música para escribir un par de libros de poesía en Irlanda que publicamos por nuestra cuenta (ndr. ‘Vroom’ y ‘The Winding’). Después, cuando vuelves a la música, es muy difícil no pensar en la poesía. No puedes borrarla de tu mente, y fue natural incorporarla a la música.

IL: ¿Es muy distinto para vosotros escribir poesía o escribir una canción?

CONOR: Eeehhh… para mi sí lo es. Lo encuentro muy diferente. Supongo que Grian lo ve distinto. Él incorpora la poesía a las canciones de manera más directa. Supongo que la poesía está mejor considerada e intentas hacerla lo mejor que puedes. Pero creo que las mejores canciones están hechas expresándote sin pensar. Creo que es algo distinto.

IL: Publicasteis hace unos meses vuestro disco de debut, ‘Dogrel’. ¿Cómo fue todo el proceso de composición y grabación del disco?

CONOR: Estuvo muy bien! Nos pasamos el verano de 2018 grabando la segunda mitad, y nos fuimos a grabarlo en septiembre al estudio de Dan Carey (ndr. Franz Ferdinand, The Kills, Tame Impala, Kate Tempest…) en Streatham, Londres. Fue genial. Uno de nuestros mejores recuerdos. Fue muy divertido. 

IL: ¿Eran canciones nuevas? ¿Había temas de años atrás?

CONOR: Casi la mitad eran singles y diferentes canciones que habíamos compuesto en un año; y la otra mitad las escribimos entre mayo y septiembre.

IL: Leí que el título, ‘Dogrel’, es una palabra específica de la cultura dublinesa…

CONOR: Sí, se refiere a un tipo de poema específico que existía hace unos 100 años, en los tiempos de la Guerra de los Bóeres, en Sudáfrica. Enviaron a un montón de soldados dublineses a luchar por el ejército británico, y se hicieron canciones sobre ellos y poemas sobre el día a día de la vida de la gente de Dublín y la vida de la calle. Eran poesías que fueron llevadas a la música y convertidas en canciones por The Dubliners (ndr. grupo de folk irlandés fundado en los años 60)Le dije a Connor que eso mismo es lo que hacíamos nosotros con nuestra obra, nuestras letras y nuestras canciones. Parecía muy natural llamar al disco ‘Dogrel’ por esa razón.

IL: ¿Es ‘Dogrel’ un concepto popular, o más bien culto? ¿La gente de la calle lo conoce?

CONOR: No. Aparentemente no mucha gente lo conoce, lo que es bastante extraño, porque todos ellos han escuchado las canciones, pero no conocen la palabra o el concepto.

IL: Toda vuestra historia está sucediendo muy deprisa. Acabáis de publicar vuestro disco de debut pero mucha gente ya habla de Fontaines D.C., habéis tocado en un montón de festivales, habéis estado en shows como el de Jimmy Fallon… ¿cómo está siendo todo este proceso? ¿Cómo lo estáis asimilando?

CONOR: Sinceramente, intentamos no fijarnos demasiado en todo eso. Simplemente miramos adelante y seguimos haciendo. Hemos estado demasiado ocupados como para fijarnos en todo lo que está pasando alrededor. Es genial pararte a mirar atrás y ver que hemos estado en el show de Jimmy Fallon, pero la verdad es que ahora mismo estamos atrapados en esta vorágine de la temporada de festivales y no podemos pensar en cosas com esas.

IL: ¿Os esperabais todo este éxito, y que os sucediera todo lo que os está pasando, y tan rápido?

CONOR: ¿Si lo esperábamos? No. Teníamos ambiciones, pero no puedes esperarte algo así.

IL: Cuando empezasteis a hacer música, ¿cuáles eran vuestras expectativas?

CONOR: Ehhh… sólo queríamos formar un banda de rock’n’roll auténtica. Había un montón de bandas sosas, sin gracia; técnicamente cogían guitarras… pero eran bandas horribles. Queríamos montar una banda sin sentido; simplemente tocar tres acordes, tocar bien alto, y empezamos con esa idea.

IL: Hay unas cuantas bandas ahora mismo en Gran Bretaña que tiran de la rabia y las guitarras: Idles, Shame, Life, vosotros… no sé si llamarlo punk rock, y si sentís que estáis metidos en la misma escena que todas esas bandas.

CONOR: Realmente no. Creo que nos ponen ahí porque es la manera en que a la prensa le gusta trabajar. Hemos girado con Shame y con Idles, pero ni nosotros ni creo que esas bandas nos consideramos parte de una misma escena. No creo que les gustara. 

IL: ¿Y crees que ahora mismo el público está más receptivo a este tipo de propuestas porque hay una desilusión generalizada en la sociedad por la manera en que funciona el mundo?

CONOR: No lo sé. Esa es una buena pregunta de fondo. Bandas como Idles tienen una conciencia social que la gente aprecia. Todos sus fans en los conciertos son completamente fanáticos y aman la propuesta global de la banda. Así que supongo que sí se están produciendo ciertas reacciones por el clima social que vivimos. Pero otras bandas como Shame quizás tengan una o dos canciones que hablen de este tipo de cosas. Más allá de eso, si escuchas sus álbums con detenimiento no creo que puedan considerarse una banda política.

IL: ¿Y vosotros os consideráis una banda política o social?

CONOR: Tampoco. Nosotros simplemente escribimos canciones sobre lo que hacemos en nuestras vidas, y sobre nuestras experiencias, pensamientos y sueños. Partimos de ahí, y no hay nada político en nuestra música.

IL: Dublín es un concepto muy importante para vosotros y para vuestra música. Habláis de la ciudad en varias canciones. ¿Qué significa Dublín para Fontaines D.C.?

CONOR: Es nuestro hogar, y donde nos juntamos para montar la banda. Es la inspiración de nuestro primer disco. Tampoco me gusta pensar demasiado en ello. No sé si es bueno pensar demasiado.

IL: ¿Hay otras bandas interesantes ahora mismo en Dublín?

CONOR: Hay unas cuantas: The Murder Capital, y otra de Dundalk, en las afueras de Dublín, llamada Just Mustard. Están muy bien.

IL: Ok, las comprobaremos. Os quería citar a tres autores literarios y saber qué significan para vosotros. El primero, Jack Kerouac.

CONOR: Yo no le he leído. Tendrías que preguntarle al resto de la banda, a ellos les gusta.

IL: ¿Y a Lorca, el poeta español?

CONOR: ¿Lorca? Eso es de Carlos. En diferentes entrevistas, distintos miembros de Fontaines les han citado. ¿Cuál es el último?

IL: El último es Yeats.

CONOR: Sí, adoro a Yeats. Para mi significa romance, reclamar las opciones de ser elevado de mente y culto. Como poetas había la imagen de estar borrachos, ser comediantes, y él reclama la idea que podemos ser artistas, podemos ser profundos, y adoro eso. Y también amo toda su poesía, es bella. Eso es lo que significa Yeats para mi.

IL: En el Vida festival os vemos por primera vez, ya que cancelasteis la gira que teníais prevista para el pasado mes de abril. ¿Qué pasó?

CONOR: Enfermedad. O eso fue en Bélgica. No estoy seguro. No, creo que había un conflicto con otro compromiso que teníamos. Por aquí habíamos tocado antes en el Primavera Pro el año pasado.

IL: Para nosotros será la primera vez que os veamos. ¿Qué se encuentra la gente que atiende a vuestros conciertos?

CONOR: Esperemos que un buen rato. 

IL: Aha… es un buen resumen. ¿Cómo fue la experiencia en Glastonbury?

CONOR: Muy divertida! Bastante intensa. Estamos trabajando casi hasta la muerte estas semanas. Tenemos muchísimos conciertos. Pero lo vamos superando, y a pesar de todo, lo pasamos bien. Es una locura. Pero fue divertido.

IL: Hicisteis varios conciertos durante el festival, ¿no?

CONOR: Cuatro. Teníamos cinco, pero decidimos anular uno porque era demasiado en tres días. 

IL: Una última cuestión: llevas puesta una camiseta del Arsenal de Marc Overmars. ¿Te gusta el fútbol?

CONOR: Sí. 

IL: ¿Por qué Overmars? ¿Y por qué el Arsenal? ¿Es tu equipo?

CONOR: Overmars era un jugador muy inspirador. No soy aficionado del Arsenal, sólo de Overmars.

IL: ¿Por qué?

CONOR: Porque es increíble. Me inspira mucho. Por eso.

IL: ¿Y qué es lo que te inspira de él?

CONOR: Ahhhhh! No lo sé. Es la manera cómo jugaba al fútbol. Era bella. 

IL: Jugó aquí en el Barcelona.

CONOR: ¿De verdad?

IL: Sí. Era muy rápido y de esos jugadores diferentes, aunque aquí no acabó de triunfar… en fin, muchas gracias.

CONOR: Ok, gracias. 

En noviembre Fontaines D.C. harán minigira estatal en sala pequeña (día 1 de noviembre en la sala Cool de Madrid, día 2 en la Razzmatazz de Barcelona), y ya con su segundo disco previsiblemente grabado en octubre. Por lo visto en Vilanova, yo de ti no me lo perdería…

Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *