Holly Golightly (Upload, 21/11/23)

Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)
Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)
Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)
Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)
Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)
Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)
Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)
Elle León (Foto: Meritxell Rosell)
Elle León (Foto: Meritxell Rosell)
Elle León (Foto: Meritxell Rosell)
Elle León (Foto: Meritxell Rosell)
Elle León (Foto: Meritxell Rosell)
Elle León (Foto: Meritxell Rosell)

Recién iniciados los años 90 servidor estaba empezando a descubrir que había (mucha) música más allá de las radiofórmulas y encontró de casualidad, en un recopilatorio de garaje, a los Thee Headcoats de Billy Childish. Rascando un poco, eso me llevó hasta las fantásticas The Delmonas que les secundaban, y que posteriormente se reconvertieron en Thee Headcoatees. Una de sus componentes era Holly Golightly, música británica a quien su madre bautizó con el nombre del icónico papel de Audrey Hepburn en la archiconocida adaptación cinematográfica del ‘Breakfast At Tiffany’s’ de Truman Capote (película aquí traducida, sobra decirlo, como ‘Desayuno Con Diamantes’). Cuando la banda se separó, Holly empezó una carrera en solitario y con The Brokeoffs, y también múltiples colaboraciones que le trajeron la fama que habría merecido antes: la preciosa ‘There’s An End’ junto a The Greenhornes (popularizada en la película ‘Broken Flowers’ de Jim Jarmusch), ‘Tell Me Now So I Know’ escrita por el mismísimo Ray Davies de los Kinks, el ‘It’s True That We Love One Another’ del disco ‘Elephant’ de los White Stripes, colaboraciones con Rocket From The Crypt, Mudhoney, etc. Y al fin, tras más de 3 décadas de carrera y el concierto suspendido por enfermedad en abril, teníamos la oportunidad de acabar con el maleficio y verla con banda en Barcelona, en la sala Upload (¿dónde, si no…?).

Elle León (Foto: Meritxell Rosell)

La noche la inauguró la cantautora irlandesa afincada en Barcelona Elle León, en formato cuarteto (en la batería estaba Pol Mitjans de Marialluïsa, sustituyendo al percusionista habitual de la formación). Muy motivada y con actitud extrovertida, intentó meter en el show al público parlanchín desde la primera canción, ‘Best Moves’. Uno de los temas de su disco de debut que venía a presentar, ‘The Musical’ (El Jardí Amagat, 2022), y que se convirtió en el cuerpo central del show. Un directo que se mueve en terrenos de pop e indie folk delicado y presidido por un registro vocal de Elle que puede recordar a Núria Graham en algunos momentos (como en la bellas ‘Conclusions’ o ‘Walking It Off’). También hay algo de country rock con algo también de otra vigatana ilustre, Joana Serrat (‘Nobody H8s U (Ur Just Paranoid)’), y momentos para bajar a bailar entre el público, para hacer subir a Guille Harrison a tocar la guitarra o para dejarse caer con teatralidad tras una canción de amor desesperado (‘Desperate Love’). ‘The Bigger Picture’ cerró un set muy bien defendido por una artista a la que habrá que seguirle la pista.

Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)

Llegó el momento de Holly Golightly, que salió al escenario preguntando dónde estaban sus compañeros de banda, excusándose por la suspensión de abril y agradeciendo a toda la gente que subió hasta el Poble Espanyol en un martes noche. Empezó a ritmo de country-blues con ‘Crow Jane’, la canción escrita por Julius Daniels, popularizada por Skip James y versionada por muchísimos artistas de todas las épocas. Nada extraño en la artista británica, que ha demostrado a lo largo de toda su carrera su afición por los covers. Enseguida pudimos apreciar que la banda funcionaba sin un setlist previamente pactado, y a cada inicio de canción se ponían de acuerdo sobre la canción que iban a interpretar seguidamente, en un concierto que iba a tocar muchos palos y estilos clásicos de raíces y víscera.

Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)

Una vez apagado el foco que le daba directamente en los ojos y que no le permitía ver “las bellas caras sonrientes del público“, el show derivó al garaje, el beat y sonidos exquisitamente sixties de bajas revoluciones, en canciones como ‘Wherever You Were’ o ‘Nothing You Can Say’, antes de volver al blues con ‘Directly From My Heart’. Papel reseñable el de la banda que acompañaba a Holly: en la batería, el que fuera miembro de Thee Headcoats, Bruce Brand; en la guitarra, el más joven de todos, Bradley Burgess; y el toque distintivo para el contrabajista Matt Radford (que ha colaborado con artistas tan diversos como Nick Lowe, Tanita Tikaram o KT Tunstall). Tras un tramo inicial en que también sonaron temas lounge como ‘I Can’t Stand It’ o baladas surf como ‘Your Love Is Mine’, llegó uno de los momentos de la noche: “Words disappear. Words weren’t so clear. Only echos passing through the night“, cantó Holly, cubata en mano, para introducirnos en la fantástica ‘There’s An End’ que te hace querer vivir en la psicodelia sixties, y que es una puerta perfecta para que os metáis, si no lo habéis hecho ya, en otra banda ultrarecomendable como The Greenhornes.

Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)

Tras el momento de clímax, la segunda mitad del show se abrió con otro cover de blues, el ‘Mule Skinner Blues (Blue Yodel Nº 8)’ de Jimmie Rodgers y su carismático “Good morning captain“. Las palmas introdujeron el ‘Love (Can’t You Hear Me)’ a ritmo de rhythm’n’blues, para enganchar con ‘Slowtown’, antes de volver a retorcernos rítmicamente con ‘Further On Up The Road’. Volviendo a las versiones, fue el turno del clásico ‘Sally, Go Round The Roses’ de las Jaynetts, grupo vocal de Brooklyn de los 60 que acabó siendo un one-hit wonder en 1963 con este tema. ‘Run Cold’ nos llevó a los tiempos del ‘Louie, Louie’ de los Kingsmen, con esos riffs que también podrían haber firmado los Kinks, Rationals y compañía. El blues recuperó protagonismo en la recta final con ‘Won’t Go Out’ o ‘Mother Earth’. Holly hizo subir a tocar la harmónica a un roadie y conductor, Charlie, en un momento “inédito, y que quizás no se vuelva a repetir nunca“, y la noche de sonidos cavernosos finalizó con ‘Mellow Down Easy’, el público bailando y repitiendo “shake, shake, shake!” y “eeeeaaaasssyyyyy!“. Porque de eso van los sonidos y ritmos primarios: de encontrar la comunión de manera básica, instintiva e irracional sumergiéndote en tus entrañas a encontrar algo de humanidad entre tanta miseria externa de puertas afuera de la sala.

Setlist Elle León:

Elle León (Foto: Meritxell Rosell)
  • Best Moves
  • Pedestal
  • Night Talk
  • Conclusions
  • Desperate Love
  • Nobody H8s U (Ur Just Paranoid)
  • Walking It Off
  • The Bigger Picture

Setlist Holly Golightly:

Holly Golightly (Foto: Meritxell Rosell)
  • Crow Jane (cover de Julius Daniels)
  • Wherever You Were
  • Nothing You Can Say
  • Directly From My Heart
  • I Can’t Stand It
  • Your Love Is Mine
  • There Is An End (cover de The Greenhornes)
  • Mule Skinner Blues (Blue Yodel No. 8) (cover de Jimmie Rodgers)
  • Love (Can’t You Hear Me)
  • Slowtown
  • Further On Up The Road
  • Sally Go Round The Roses (cover de The Jaynetts)
  • Run Cold
  • Won’t Go Out
  • Mother Earth
  • Mellow Down Easy
Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, Sandré, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *